Posteado por: migueloncio09 | 26 febrero 2010

Mis héroes favoritos (y último): Theo Faron (Hijos de los Hombres), el Héroe Verdadero

Es extraño esto de la fe. Curioso. Nos movemos en virtud de una esperanza intangible, de una posibilidad, de un mundo en subjuntivo. Y no hablo de una fe religiosa, sino de cualquier tipo de fe.

Quizá por estar hecha de humo, la fe puede perderse con facilidad. Pero es, en cualquier caso, un humo esencial, sustantivo, porque su ausencia deja un vacío insondable en nuestro interior.

Theo Faron es un hombre que ha perdido la fe. En su alma lucharon la fe y el azar, y perdió la primera. A partir de ahí Theo deambula roto por un mundo que se resquebraja en los estertores de su agonía. Descreído, cínico y sobre todo triste, Theo da la espalda a una sociedad absolutamente estéril, incapaz de producir nada que no sea dolor y represión.

Su fe del pasado lo llevó a militar activamente contra un sistema autoritario. Pero su drama personal le arrancó la fe de las manos. Ese mismo azar que lo empujó en su día a la asunción de altos ideales, a conocer a la que sería su esposa, se vuelve de repente en su contra.

No es difícil encontrarse varado en una situación similar. Los dramas personales son, por personales, siempre trágicos. A algunos les acecha, incesante, la voz del abandono, de la renuncia, de la derrota; y en esas circunstancias es muy sencillo encontrar en el azar la excusa perfecta para entregarse, para abandonar la lucha cotidiana contra la desgana y el hastío. Faron se abandona y lo abandona todo. Y sin embargo la nostalgia, o quizá un resquicio de fe inadvertido para él mismo, le permiten aceptar el que será su último camino.

El favor personal que le pide su antigua compañera – un mero trámite, si consideramos el desarrollo de la obra – se embrolla de tal modo que Theo acaba guiando a través de las letrinas de la sociedad a una mujer que porta la única esperanza posible, el único mañana que cabe en el horizonte. Y lo hace a pesar de su falta de fe, porque ya no es humo lo que lo empuja, sino bondad, sentido común, civismo… no sabría decirlo. Quizá sea todo ello junto. Theo se recupera a sí mismo mientras pierde lo poco que le quedaba (a su amigo Jasper, por ejemplo), recupera una causa que por ser común le hace superar el marasmo que lo anestesia como individuo. Esto lo conduce por un mundo en ruinas que sangra y vomita desesperación. Él también parece desesperar, pero no por ello se abandona a la animalidad, ni deja de escandalizarse ante los abusos, ni se insensibiliza ante la locura.

En medio de un tiroteo, Theo se lanza tras unos escombros intentando evitar las balas. El parapeto ya estaba ocupado, por lo que en su caída choca con quienes se refugiaban allí y protestan por la llegada del intruso. Y Theo se disculpa (perdón…, perdón). En mitad de la muerte y las ametralladoras, con su vida y la de la mujer a quien acompaña en juego, Theo Faron se disculpa por caer sobre quienes como él intentan sobrevivir. Cuando es más fácil dejarse llevar por el mi vida antes que la tuya, por el matar antes que morir, en el corazón mismo del caos, cuando todo se derrumba, Theo sigue siendo una persona. No un enmascarado con poderes sobrenaturales, no un mago, no un tipo duro… Es un hombre, un ser humano.

Ése es el heroísmo verdadero. Seguir siendo persona cuando todo se pierde.
Video Hijos de los Hombres

Anuncios

Responses

  1. Compañero, suscribo una y cada una de tus palabras, Theo Faron se ha convertido para mí en algo más que un icono personal, un ejemplo (aunque virtual) de ave fénix, de aquello que se llama “sacar fuerzas de flaqueza”. Alguien con un enorme corazón bondadoso pero herido hasta la saciedad, que se resiste a pasar por la vida sin más (véase su primo Nigel)….En definitiva, un héroe en toda regla…

    • Nos encanta que opines como nosotros respecto a este personaje, a nuestro entender poco conocido y menos valorado. Exactamente como tú dices: una especie de ave fénix pero sin estridencias, un tipo que desde el desapego y la apatía absolutos se ve obligado a actuar simple y llanamente por civismo. A muchos nos gustaría vestir mallas de colores y hacer justicia gracias a nuestros superpoderes… Pero la vida real es otra cosa. Ahí el verdadero héroe (creemos) se parece a Faron.

  2. […] Último de Mis Héroes Favoritos: Theo Faron (Hijos de los Hombres), el HÉROE VERDADERO ficcionesreales.wordpress.com/2010/02/26/mis-heroes-favorito…  por Ranan hace 2 segundos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: