Posteado por: migueloncio09 | 9 enero 2010

Mis Héroes Favoritos: Roy Batty, el Héroe Doble

Más humanos que los humanos.

Este es el lema de la Tyrell Corporation en el guión de la película Blade runner de Ridley Scott. La cinta (1982)  nos sitúa en un mundo entonces futuro: A principios del siglo XXI, la Tyrell Corporation desarrolló un nuevo tipo de robot llamado Nexus.  Un ser virtualmente idéntico al hombre y conocido como Replicante. Los Replicantes Nexus-6 eran superiores en fuerza y agilidad y, al menos, iguales en inteligencia a los ingenieros de genética que los crearon. En el espacio exterior, los Replicantes fueron usados como trabajadores esclavos en la arriesgada exploración y colonización de otros planetas.

Los replicantes son, pues, un modelo muy avanzado de robot. Tan avanzado que sólo un aspecto separa a los humanos de los Nexus 6: fueron diseñados como copias de seres humanos en todos los sentidos, excepto en sus emociones. Pero, los diseñadores creen que, al cabo de unos años, pueden desarrollar sus propias respuestas emocionales; odio, amor, miedo, cólera, envidia…. En la novela de la que parte la idea de Blade Runner (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick) la diferencia entre seres humanos y máquinas sólo estriba en la imposibilidad de estas últimas para experimentar la empatía. Esa carencia, detectada a través del sofisticado test de Voight Kampff, es lo único que permite distinguir a los replicantes de quienes no lo son.

En este contexto aparece el Nexus Roy Batty. Es, digamos, el villano de la historia. Y sin embargo yo veo en él rasgos heroicos que le merecen un sitio dentro de este ranking. Por una parte lidera una rebelión replicante, y eso lo convierte en un héroe para las máquinas. ¿O no son máquinas? No somos computadoras, Sebastian. Somos físicos, le dice Batty a J. F. Sebastian. Yo creo, Sebastian, que eso es lo que soy, corrobora Pris, otra replicante (se ha señalado el grave error de traducción respecto al original inglés, según el cual Pris dice nada menos que I think, Sebastian, therefore I am; lo que sería literalmente: Pienso, Sebastian, luego existo).

Roy abandona un mundo exterior, en el que su papel era el de simple esclavo. Toma conciencia de su propia existencia, de sus propias potencias, de su capacidad de raciocinio. Es, se nos dice en la novela, un místico: Dotado de preocupaciones místicas, este androide indujo al grupo a intentar la fuga, apoyando ideológicamente su propuesta con una presuntuosa ficción acerca del carácter sagrado de la supuesta “vida” de los androides.

Roy defiende la idea de “vida” para los androides, y por ello busca en la Tierra respuestas, las mismas respuestas que todos buscamos. Consigue entrevistarse con su creador, el propio Tyrell, en un diálogo fascinante:

Tyrell: Me sorprende que no hayas venido antes.

Roy: No es cosa fácil conocer a tu creador.

Tyrell: ¿Y qué puedo hacer yo por ti?

Roy: ¿Puede el creador reparar lo que ha hecho?

Tyrell: ¿Te gustaría ser modificado?

Roy: ¿Y quedarme aquí? Pensaba en algo más radical.

Tyrell: ¿Qué? …. ¿Qué es lo que te preocupa?

Roy: La muerte.

Tyrell: ¿La muerte? Me temo que eso está fuera de mi jurisdicción, tú….

Roy: Yo quiero vivir más, padre.

¿Puede el creador reparar lo que ha hecho? Los replicantes no pidieron ser creados, pero ahí están. Son seres superiores, y lo saben (¿Estás orgulloso de ti, hombrecito?, le espeta Roy a Deckard. El diminutivo que emplea está cargado de desprecio). Su problema es la inmadurez emocional, o la falta de empatía. A pesar de todo, con ironía o sin ella, Batty acude a la idea de un ser superior, superior a hombres y androides: No haré nada por lo que el dios de la biomecánica me impida la entrada en su cielo.

Si la historia la escribieran los androides, Batty sería un héroe, un precursor. Pero al margen de ello, al margen de quien escriba la historia, Batty desarrolla (al menos en la versión cinematográfica), la añorada empatía. Y eso lo hace un héroe pleno. No sólo el héroe de los robots rebeldes, sino en el héroe que ama la vida, cualquier clase de vida, por encima de todas las cosas.

Su conciencia del valor de la existencia lo aleja del rol oscuro con el que solemos acercarnos al personaje. No es un simple robot: su “maldad” (si es una máquina, ¿cabe en él usar tal término?) no es distinta a la de los humanos. Y su amor a la vida lo sitúa por encima del que tienen muchas, muchas personas.

Anuncios

Responses

  1. […] [La imagen de la cabecera la he extraído de aquí] […]

  2. Me haces recordar aquella muerte tan digna, el mejor final de la historia del cine.

    • Final digno para una obra cumbre, ¿no crees? Eso es lo que queríamos: recordar junto a quien esté al otro lado esas cosas que tanto nos gustan.

  3. […] Mis héroes favoritos: Roy Batty (Blade Runner), el héroe doble ficcionesreales.wordpress.com/2010/01/09/mis-heroes-favorito…  por Ranan hace 2 segundos […]

  4. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Más humanos que los humanos. Este es el lema de la Tyrell Corporation en el guión de la película Blade runner de Ridley Scott. La cinta (1982)  nos sitúa en un mundo entonces futuro: A principios del siglo XXI, la Tyrell Corp…..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: