Posteado por: Skurch | 18 diciembre 2009

Mis héroes Favoritos (6/10): Batman, el héroe justiciero

Lo sé. Dije que Spiderman era mi superhéroe favorito. Por eso puede sonar raro que Batman aparezca en esta lista ocupando un lugar preeminente con respecto al arácnido vecino. La explicación es sencilla. Spidey es un héroe juvenil, varado por siempre (en lo que a mi memoria se refiere) en sus años de universidad, de trabajillos mal remunerados para el diario de Jameson, de amores que no llegan a concretarse. Luego se casó con Mary Jane, es cierto, pero ese Spiderman ya no es el que yo leía de adolescente. Lo que me gustaba (y me sigue gustando) de Parker es lo que tiene de juventud, de futuro posible.

Batman es otra cosa. Cuando se dejan atrás los dieciocho años uno va poco a poco acercándose  al “señor de la noche”. Y cuando se tiene la edad que yo tengo (no me lo recuerdes, canalla), Batman está por encima del amistoso hombre-araña. Porque Batman ya no es el héroe bondadoso que todos quisiéramos llevar dentro, oculto bajo una máscara de mediocre cotidianidad. Batman no es ni bueno ni malo; su justicia es tan personal y subjetiva que deja de ser justicia para adentrarse de lleno en el terreno de la venganza. Bruce Wayne no es Peter Parker, en la misma medida en que uno ya no es a los cuarenta quien era a los dieciocho. Millonario y poderoso en su vida “oficial”, poco tiene que ver Wayne con el pobre Parker, preocupado siempre por la salud de la tía May, por los exámenes, por las veleidades femeninas… A Parker lo convierte en Spiderman el destino en forma de araña radioactiva. A Batman lo construye Wayne con sus propias manos. Batman se inventa a sí mismo de la misma forma que Wayne diseña el traje y los mecanismos que emplea el hombre murciélago en la noche de Gotham. Bruce Wayne diseña a Batman como una proyección de su miedo y de su rencor, con la meticulosidad del ingeniero y la fe del terapeuta, y por eso el resultado es sustancialmente distinto a Spiderman.

Las acciones de Batman no son las de un buen ciudadano, respetuoso con la ley, sino las de un justiciero nocturno que venga en cada malhechor la muerte de sus padres, la desolación de su orfandad, la podredumbre moral de la ciudad que su padre construyó. Batman se debate entre el deber adquirido y la necesidad de encontrar la paz interior, y las resultas de ese debate son dolorosas y crueles en la mayoría de los casos.

A Spiderman lo persigue el inefable J.J. Jameson, pero salvo el editor pocos dudan de la bondad del héroe arácnido. Con Batman no ocurre lo mismo; la discusión Batman sí, Batman no es en Gotham tan real como difícil. ¿Cómo defender a quien se toma la justicia por su mano? ¿Y cómo censurar a quien limpia Gotham de la escoria que la inunda?

Batman golpea y luego pregunta. Primero castiga y luego juzga. Pero no lo hace en un arranque irreflexivo y pasional, sino tras largas meditaciones solitarias. Y esto es lo peor (¿o es lo mejor?) de Batman. Su frialdad, su concentración, su largo meditar cada paso, cada vuelo nocturno, cada golpe, cada fractura o luxación.

Con todo, hay una línea que Batman no puede traspasar; bastante pesa en su conciencia la muerte de alguno de sus aliados como para cargar también con el fantasma del asesinato premeditado. Pero hasta de eso se lamenta el siempre atormentado Bruce Wayne.

Lamenta, repasando la frialdad numérica de las víctimas, no haber acabado con el Joker cuando pudo hacerlo.

Pero todo se puede enmendar, ¿no, Batman?

Anuncios

Responses

  1. […] Mis héroes favoritos (6/10): Batman, el héroe justiciero […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: