Posteado por: migueloncio09 | 7 diciembre 2009

Nick Carraway (El gran Gatsby): el héroe ético. *** SPOILER***


Me gustaría ser una persona éticamente correcta. Un buen hombre, que diría, en el buen sentido de la palabra, don Antonio Machado. Pero ser “bueno” no es, en mi opinión, lo que normalmente pensamos al oír ese término. Nick Carraway, el personaje que F. Scott Fitzgerlad inventa como narrador para su novela El gran Gatsby, es un ejemplo de lo que a mí me gustaría llegar a ser.

Carraway merecería ya entrar en esta lista por las palabras con que comienza la novela: Cuando era más joven y más vulnerable, mi padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces.

“Siempre que sientas deseos de criticar a alguien, me dijo, recuerda que no a todo el mundo se le han dado tantas facilidades como a ti”.

Me encanta el consejo que el señor Carraway le dio a su hijo. Y me gusta más aún que el hijo recuerde siempre lo que su padre le recomendó y que (y ahí está la gracia) lo lleve a la práctica: El resultado es que tiendo a no juzgar a nadie, costumbre que ha hecho que me relacione con muchas personas interesantes y me ha convertido también en víctima de bastantes pelmazos inveterados.

Esa tolerancia ante los demás está muy bien, qué duda cabe. Pero así, sin más, a mí la tolerancia no me dice gran cosa. Lo importante es saber dónde están los límites de lo tolerable. Eso es lo difícil. Y Carraway lo sabe: … después de haber presumido de mi tolerancia, he de confesar que tiene un límite. El comportamiento puede estar fundado sobre roca o en terreno pantanoso, pero más allá de cierto punto me da lo mismo cuál sea su base.

Nick Carraway, hijo de una familia distinguida y acomodada, juega en la novela de Fitzgerald el papel de testigo en la historia de amor imposible entre el fascinante y enigmático Gatsby y Daisy Buchanan. Gatsby, como confiesa el propio Carraway, representaba todo aquello que desprecio sinceramente; Daisy, por su parte, es prima lejana de nuestro héroe. En medio, el marido de Daisy, Tom Buchanan, en cuya descripción vuelve Nick a dejarnos claro que tolerancia e inteligencia son, más que compatibles, inseparables: …había sido uno de los mejores extremos de fútbol americano en la historia de Yale: una figura nacional, en cierto modo; una de esas personas que destacan tanto a los veintiún años, aunque sea en un campo muy limitado, que todo lo que sucede después en sus vidas tiene el sabor amargo del desencanto.

Tom y Daisy son ricos. Enormemente ricos. Y sus vidas se entregan a la deriva en la indolente frivolidad de aquellos alegres años veinte. Gatsby, por su parte, aparece de repente como un excéntrico millonario que cada noche ofrece fiestas de una opulencia desmesurada, en espera de que su nombre y su dinero atraigan de nuevo el amor que en otro tiempo sintió Daisy por él.

A lo largo de la novela Carraway asiste a la representación de la farsa social, la farsa de esa sociedad “bien” que malgasta y gorronea de manera veleidosa. Su tolerancia le permite no aventurar juicios, pero las evidencias le indican el calado moral de cada uno de los protagonistas. Si Gatsby representaba en un principio cuanto nuestro héroe desprecia, los acontecimientos van poco a poco situándolo como el personaje más íntegro. Daisy, por el contrario, acaba mostrando lo que en realidad es. Lo que en realidad siempre fue.

Al entierro de Gatsby, en cuyas fiestas se agolpaba la gente y cuyo saludo se valoraba como una distinción especial, no acude más que Nick. Nadie responde a la llamada que Carraway hace para avisar del funeral. Ni siquiera la insustancial Daisy.

Así, nuestro héroe no lo es únicamente por ser capaz de valorar antes de emitir un juicio. Está en esta lista porque tras el juicio actúa de manera ética y coherente. No sólo asiste al entierro de Gatsby, impermeable a la indiferencia general. Carraway me parece un héroe porque cuando, pasado un tiempo se encuentra con Tom Buchanan, responsable más o menos indirecto de la muerte de Gatsby, reacciona como a mí me gustaría reaccionar. Tom le tiende la mano a modo de saludo, pero Nick sabe que hay individuos con quienes uno no debe ensuciarse:

– ¿Qué te pasa, Nick? ¿Es que te niegas a darme la mano?

– Sí. Ya sabes lo que pienso de ti.

Carraway deja a aquel inmoral y rico imbécil con la mano en el aire, como debe ser. Pero la grandeza de Nick se muestra después, al despedirse: Tom y Daisy eran criaturas desconsideradas: hacían añicos cosas y personas y luego volvían a su dinero o a su enorme desconsideración […], y dejaban que otros se encargaran de limpiar lo que ellos ensuciaban…

Le di la mano; parecía absurdo no hacerlo, porque de repente tuve la sensación de que estaba hablando con un niño.

Al final Nick le da la mano a aquel ser pueril. Supongo que eso es lo que hace un individuo bueno, en el buen sentido de la palabra.

A mí las tripas lo que me piden es, después de calibrar fuerzas, arrimar dos puñetazos.

Por eso admiro a Carraway.

Anuncios

Responses

  1. […] Fotograma de El Gran Gatsby visto aquí […]

  2. […] llegaría a imaginar el escritor mientras ideaba los personajes de Jay Gatsby, Daisy Buchanan y Nick Carraway en la Riviera Francesa en 1924 es que, casi 90 años después de que el libro viera la luz en Nueva […]

  3. […] » noticia original  ¿Te ha gustado este artículo de ForoProvincias.Com? Ahora puedes dejar tu comentario o suscribirte al feed RSS con tu lector de artículos favorito. Si no dispones de un lector de feeds, siempre puedes recibir los artículos de ForoProvincias.Com en tu dirección de email […]

  4. […] Mis héroes favoritos (y vamos por 7/10); Nick Carraway (El gran Gatsby), el héroe ético […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: