ATENCIÓN, SPOILERS MÁXIMOS EN ESTA RESEÑA (avisaos estáis)

Ya sabéis lo que opino de los trailers de películas y de su música. ¿No? Bueno, pues aquí, y aquí tenéis un ejemplo, pero si no os apetece leerlo, pues simplemente deciros que con el tiempo el trailer se está convirtiendo en un género en sí mismo, la capacidad para transmitir con muchísima fuerza un mensaje emocional en un tiempo extremadamente corto, y la música de esos trailer está evolucionando también con la misma fuerza.

No nos empantanemos. Empecemos empecemos por los trailers, y luego hablamos:

Bueno, ¿eh?

Vale, las imágenes y los diálogos están soberbiamente escogidos. La película en sí no muestra una enorme cantidad de diálogos estratosféricos, pero no son malos, ni mucho menos. Las frases que han escogido aquí son de las mejorcitas, pero puedes encontrar más en la peli.

Ahora nos concentramos en la música:

Sí, es el tema de “La Fuerza”. Escúchalo tranquilamente y déjate embargar por esas sencillas notas tocadas de forma “diferente”.

En este caso, con un puntillo oscuro, y esa sirena “imperial” sonando de fondo, no me digas que no te pega un empujón. Aunque no seas un fan de Star Wars.

Vale, ahora vamos con el siguiente:

Ahora me entiendes. Seguro.

Y sí, es el tema de la “Marcha Imperial”. Transformado de tal manera que te arrebata. ¿Cómo han podido convertir el Himno Imperial en algo épico? Justo lo contrario que en el anterior trailer. Caray.

Vamos a escucharlo sin distracciones:

Sí, una magnífica “relectura” de la marcha imperial. No se si es creación propia del autor de la banda sonora, Michael Giacchino, o de otra persona, no he podido encontrarlo. Pero mola.

Y te preguntarás: ¿Qué tiene que ver el meñique levantado? Me explico.

Hay que ver cómo somos.

Una cerveza aguada, un calimotxo inmundo o un vino del tetrabrick se transforma en otra cosa cuando levantamos el meñique al beberlo. Es así. Nos ponemos finos, arrugamos en entrecejo y luego emitimos nuestra opinión sobre lo humano y lo divino como si se abrieran las nubes y dejaran caer una tablas de piedra con nuestras palabras.

Mierda. Al final, es solo mierda.

Hablemos de Rogue one, una historia de Star Wars.

La crítica se ha lanzado a por ella como si fuera un cadáver que descuartizar, y además lo han hecho, casi desde el primer trailer, diciendo aquello de “el negocio de Dysney”. Como si eso pudiera explicarlo todo. Amos ya, hombre.

Pues claro que Disney hace negocio, como todos. Como lo hizo George Lucas en su momento, joder. Pero además, nos tuvo casi durante una generación sin una película de Star Wars que llevarnos a la retina. Ya nadie se acuerda de esos años donde solo teníamos las tres y ni siquiera se avistaba en el horizonte nada parecido a una secuela. Esos niños que vieron el estreno en el cine, donde se tiró meses (sí, meses, entonces una película podía estar meses en cartelera, compruébalo si no me crees) ansiábamos que nos diera un poco de ambrosía, por muy poca que fuera. Porque las pelis eran buenas, buenísimas, pero mucho más porque es precisamente esta generación que ahora habla sentenciando es la que sufrió esa travesía en el desierto. Y luego, además, nos tocó ver las precuelas, una gorrinada donde las haya.

Vale, entiendo que nos hayan vapuleado un poco. Bastante, más bien. Pero dime una cosa… si “El despertar de la Fuerza” y “Rogue one” hubieran sido las primeras después de las tres originales… ¿a que las hubieras visto de otra manera?

No me mientas. Entre otras cosas porque me importa un carajo. En tu interior sabes que esas precuelas nos chafaron a todos, nos congelaron la sonrisa en la cara, nos dejaron con ganas de meterle los midiclorianos a George en el culo, pero mira, ya pasó. Ya pasó.

Ahora tenemos el Despertar de la Fuerza, que es un poco repetitiva, sí, que no aporta gran cosa a las originales, vale… pero que retorna a la senda de la que nunca debió salir.

Y Rogue One es incluso mejor. Porque aprovecha la simple historia de cómo consiguieron los planos de la Estrella de la Muerte para contar una buena historia. Y más oscura.

Sí, no empecemos de nuevo. Si quieres oscuridad de verdad, te inyectas “Watchmen” y que te den por c**o. Mira, una historia para niños/jóvenes (sí, para niños, joder, que te olvidas que aunque los mayores pueden disfrutarla, y hay mogollón de muertes, es una historia de princesas y brujos) no es fácil convertirla en algo más maduro, pero con unas sencillas frases y escenas Rogue One lo consigue. Observa si no la angustia del Capitán Cassian Andor ante la revisión de sus propios actos “por la rebelión”. No se trata de matar en defensa propia, sino que se liquida a un tipo solo para que no hable. Y a sangre fría. Él mismo le dice a Jyn Erso que ha hecho cosas muy duras por la causa. Y seguro que no se refería solo a cepillarse al tipo aquel. No, me temo que no.

Y Darth Vader… está dónde tiene que estar. Después de la pifia de un Anakin Skywalker matando niños, vuelve a la senda de la razón. ¿Cómo? ¿No ves la diferencia? Bueno, entonces no te has fijado nunca en la verdadera esencia de Darth Vader: él no es malvado porque sí. No odia la felicidad. Ni la navidad. No, de hecho, él no se considera malvado, solo quiere orden, por encima de todo. Y poder. No es cruel, es implacable. Consigue su objetivo por el camino más corto, pero no matará por placer. Eso es lo que lo hace un villano tan atrayente. Tiene su propia moral. Y aquí la conserva, siendo implacable con el advenedizo de Orson Krennic, un trepa de cuidado. No lo soporta. Por eso esta película es buena, porque es respetuosa.

Pero además, es una película donde los buenos la diñan. Todos.

Incluso ese aspirante ciego a Jedi, chirrut Imwe, consigue tocarte la fibra sensible, no tanto por su carácter como por la amistad que tiene con Baze Malbus. Es solo un detallito, casi sin explotar adecuadamente, pero mola. No me digas que no.

Y el final, tan triste porque se sacrifica la protagonista en brazos del Capitán, se sacude el mito de los héroes invulnerables que sobreviven a lo que les eches. Lo dicho, muere hasta el apuntador.

Pero, además, ese final tan frenético con los planos pasando de una mano a otra hasta llegar a Leia… oh, bueno… te pone el vello de punta. Porque ves a un Vader desatado, mostrando su verdadero poder y a una debil Alianza sacrificándose por algo que no significa victoria, solo una pequeña esperanza.

Por el camino, se resuelva la gran incógnita: ¿La Estrella de la Muerte fue destruida por un sabotaje interno? Pues mira, responde con un rotundo sí, pero despeja dudas sobre la lealtad de Vader, que eso a los fans nos tenía bastante preocupados. No digas que no.

En cualquier caso, es una peli para disfrutarla, no te empantanes. Me gusta mucho el ritmo que está tomando esto, y lo respetuosos que están siendo con la obra original, que marraneó tanto George Lucas con esas precuelas. Si alguien comienza con la cantinela de Disney, por favor, paradlo y decidle si Mahatma Ghandi lo hubiera hecho mejor. Por el amor de dios, es una peli.

Unos dirán que no tiene ritmo, otros que la historia no tiene profundidad… todo falso. No es un “Salvad al Soldado Ryan”, ni pretende serlo. Es solo una historia de Star Wars, un cuanto para niños que han envejecido (unos mejor que otros), y que trata de tener un poco de trasfondo. Y mola.

Mola mucho.

No te empantanes.

 

Posteado por: migueloncio09 | 1 septiembre 2016

Ficciones en OMR: Villanos (Resubida)

(Debido a la desaparición de Blip.tv los archivos de audio se han perdido. Pero no te preocupes y seca tus lágrimas, estoy recuperándolos del baúl de los recuerdos y volviéndolos a subir, esta vez a Youtube. Esperamos que no lo cierren pronto. Y si lo hacen, tranquilidad. No me rendiré nunca)

 

En el imaginario colectivo subyace un arquetipo del Villano, del personaje malvado que se frota las manos mientras ríe a carjacadas refocilándose en su propia iniquidad…

Pero… ¿Ese es el verdadero villano, el que impregna la literatura, el cómic o el cine actual?

En el programa de hoy veremos la multitud de arquetipos de villano que han ido apareciendo, sus diferencias, e incluso sus parodias. Tenemos cortes de villanos tan aterradores como Anibal Lecter, atrayentes como Darth Vader, enloquecidos y enloquecedores como el Joker, o desternillantes como el Doctor Maligno.

Un programa maliciosamente divertido… porque está hecho especialmente para ti.

Posteado por: Skurch | 27 agosto 2016

EL CINE DE GÁNSTERES

Por Migueloncio09

 

El diccionario define “gánster” como aquel “miembro de una banda organizada de malhechores que actúa en las grandes ciudades”. El término, que procede del inglés gang, “pandilla”, y que por ello tendría un significado original de “pandillero”, nos sitúa ante un criminal que participa de las actividades delictivas de una banda organizada y que actúa en el ámbito urbano.

Como personaje, desde muy temprano el gánster comenzó a figurar como eje de tramas cinematográficas, literarias, televisivas… y desde ahí ha sabido dar el salto a otros soportes como el del cómic o el de los videojuegos.

Centrándonos en el mundo del celuloide, el cine de gánsteres ha constituido desde antiguo un género en sí mismo, caracterizado por abordar el tema de lo que se conoce como “crimen organizado”, un asunto que el espectador recibe desde la óptica del propio gánster, ahora protagonista de una trama que nos lo presenta como un personaje ambiguo, cruel y justo al mismo tiempo, un individuo que lejos de carecer de patrones morales, ejerce de manera rigurosa su propio código de conducta.

No debe confundirse este género del gánster con el del llamado “cine negro”, que sería, a decir de algunos, más un estilo que un género cinematográfico. El cine negro, desarrollado en los años ’40, parte con frecuencia de guiones adaptados de novelas de Raymond Chandler o de Dashiell Hammett. En ambos casos, el literario y el cinematográfico, el protagonista es un detective privado (recordarás a prototipos inolvidables como Philip Marlowe, por ejemplo), detectives que se ven envueltos en una trama criminal de personajes difícilmente catalogables. El maniqueísmo de “buenos y malos” se diluye entre protagonistas que ejercen más de antihéroes que de héroes tradicionales, y todo ello dentro de una ambientación característica, muy estilizada, con una marcada afición por el claroscuro y la iluminación tenebrosa, y todo ello con objeto de crear un decorado que funciona casi como una metáfora de la psicología imprecisa de los personajes.

Es un cine muy influido por el expresionismo alemán, ese movimiento cultural vanguardista que a principios del siglo XX pretendía ofrecer una visión subjetiva de la realidad mediante la deformación, la violencia en el uso del color y una temática que recorre los callejones de la soledad y la miseria humanas.

Leer Más…

Posteado por: Skurch | 8 enero 2016

¡Ha sido niño!

Al fin está entre nosotros el Héroe Doble

¡Feliz cumpleaños, Roy!

 

Y una acertada (creo) reflexión de Francesc Miró

Posteado por: Skurch | 28 diciembre 2015

Trailers mejores que sus películas: El Hombre de Acero

A todos nos ha pasado.

Ves el trailer de una peli y te sube una suerte de corriente eléctrica (o te baja, dependiendo del género cinematográfico, ejem…) que te deja extremadamente impaciente, pensando en que es la mejor película de todos los tiempos y que has tenido la milagrosa suerte de que ha sucedido en ese minúsculo paréntesis en los cuatro mil quinientos millones de años desde la aparición de nuestro planeta en que resulta que estás vivo. Vale, es un poco exagerado, pero reconoce que te sientes arrebatado, y te revuelves en tu sofá (porque yo siempre te imagino así, tumbado/a a la bartola en un sofá con una cerveza/cola haciendo equilibrios en tu barriga) haciendo cuentas para saber lo que queda para su estreno.

Esos trailers te dejan echo polvo, sí. De hecho, y no sé si lo has notado, son bastante comunes hoy día. Es decir, antes sucedía, pero es que ahora sucede mucho más. Te diré mi teoría al respecto: han encontrado la fórmula mágica, que no es otra que el videclip bien “costeao”. O sea, con pasta.

Lo primero, una buena música, arrebatadora principalmente, que empiece por algo suave, o quizá con dos notas (véase el trailer Star Wars VII: El despertar de la Fuerza, por cierto, música que ya analizamos aquí), pero que luego va creciéndose hasta hacerte saltar las lágrimas. Lo segundo es que las escenas que muestren comiencen de lo más pequeño y local a lo más grande y épico. Por eso era tan importante la música, y por eso la puse lo primero, ¿recuerdas? Así que tenemos una música que va a más y una secuencia de acción que le acompaña… ¿qué cambia con respecto a un videoclip? Bueno, yo creo que un director que ha rodado una película completa tiene para elegir cientos, miles de escenas, y si hay algún diálogo especialmente bueno en la peli, allá que lo pone. Si las frases están bien escogidas, date por muerto porque, amigo mío, te han cazado. Y no te creas que tienen que ser parte del diálogo, pueden ser frases lanzadas a lo power point como en el trailer de “El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey“. Cómo ves, esas líneas a pantallazos al final del trailer son aún más geniales que los diálogos.

Vale, me dirás, es que la genialidad de la película El Señor de los Anillos es muy fácil sacar buenos diálogos. Y yo te diré que sí, que bueno, pero también te digo que precisamente por eso no voy a incluir esos trailers en este ciclo, tampoco el de Star Wars VII. Porque esos trailers no son mejores que la película. Como mucho, iguales.

En fin, como te decía, la fórmula mágica parece completa pero… ah, se te ha olvidado un ingrediente. Tenemos muy buena música y unas escenas que crecen exponencialmente al ritmo, luego unas buenas frases escogidas entre la muchas de la película o, si lo prefieres, las pones a machamartillo en pantalla. Vale… pero el ingrediente secreto es… (aquí es cuando caigo desplomado con un puñal a la espalda)… el ingrediente secreto es… (ah, pues no, sigo vivo)… es SUGERIR.

No, no pongas esa cara. Está feo también hablar de mi familia. No, escucha primero y luego opinas.

Verás, todos tenemos historias en nuestra cabeza. Miles de ellas. Absorbidas a lo largo de nuestra vida, mezcladas y vueltas a mezclar. Hemos leído libros, visto películas, ido al teatro o escuchado la radio. Pero también hemos creado las nuestras, desde pequeños, y hemos soñado y hemos imaginado muchas. Y he ahí donde ocurre la genialidad de un buen director a la hora de hacer un trailer mejor que su propia película, porque si logra sugerir una historia con el suficiente acierto, nosotros mismos les pondremos todo el aderezo del mundo. Le habremos hecho el trabajo. Y sin necesidad de meterse en detalles y diálogos y ritmo, donde hay tantas posibilidades de fastidiarla. De hecho, cuántas buenas historias hemos visto reventadas por una mala ejecución o un ritmo inapropiado, o ideas geniales poco exploradas. Sí, también en libros (a la mente se me viene “Ubik”, del maravilloso Philip K. Dick). Y sí, también algún día hablaremos sobre algunos de ellos. Por molestar, más que nada.

Vale, ahora iniciamos este ciclo a lo Balbín con el trailer de “El Hombre de Acero”, de Zack Snyder.

Zack Snyder es un director que te hace saltar allá donde estés sentado. Por eso es mejor no llevarte la tablet al cuarto de baño, créeme. Sus películas basadas en cómic como “300” o “Watchmen” son simplemente geniales adaptaciones. En particular esta última, que me pareció magnífica. Además, es conocido por sus extraordinarios recursos para imprimir velocidad a la acción y adaptar la música a la misma. La combinación perfecta para ese trailer mejor que la película.

Ahí va.

 

 

Vale, no me digas que no te ha gustado. ¿Más que la peli? Ajá, a mí también.

En primer lugar, la música. No, no te molestes en buscarla en Internet. No al menos en relación con El Hombre de Acero. La primera parte de la música es una composición de Leer Más…

Posteado por: Skurch | 12 diciembre 2015

La música de tu (otra) vida

Vamos, vamos, no nos envaremos y saquemos ese dedo meñique cuando hablamos de música.

Que sí, que adoras a grupos que son la leche, a cantantes que tienen sus letras escritas en la gran piedra fálica de la historia, pero sabes que en el fondo te emocionas con cualquier cosilla que te toca donde nadie suele tocarte (buf, que visión más terrible). Es música que puede que hayas escuchado hasta la saciedad por algún motivo: quizás esté relacionada con un momento de tu vida como cuando te enamoraste por primera vez, o porque sonaban de fondo en una experiencia que te llenó de éxtasis (borra esa sonrisa libidinosa, no me refiero a eso). Y es música que no admitirías en público. Que apenas debes echarle un vistazo con los ojos entrecerrados de indiferencia. Pero… el caso es que unas emociones muy poderosas están ligadas a esa melodía y, como yonkis emocionales que somos, hace tiempo que hemos agotado al camello que nos traía nuestra dosis. Las pusimos tantas veces que dejaron de traernos nuestro subidón. Es como repetir muchas veces una palabra, empieza a carecer de sentido y comienza a ser solo una colección de sonidos. A veces, si hace mucho que no las oyes, quizás te sorprenda ligeramente volver a escucharla de improviso, y traiga la sombra de aquellas sensaciones, pero pasan pronto y todo se olvida.

Pero a veces vuelven.

Vuelve esa música vestida con nuevas ropas y colores, profundos pliegues y con un andar poderoso que te deja sin aliento. Y no puedes hablar de ello, porque en definitiva no es más que algo estúpido… una vergüenza inconfesable. Excepto aqui. Aquí puedes hablar de lo que te de la gana.

Hoy, a una semana del estreno, te hablo de algo tan nimio como la música del trailer de Star Wars: el despertar de la fuerza. Y a la vez tan profundo.

Primero escucha, pero hazlo con los ojos cerrados, con auriculares si es posible.

Déjate llevar.

 

Si has sentido un escalofrío por todo el cuerpo no te preocupes. Solo significa que no estás muerto por dentro.

Supongo que esta emoción será muy diferente según la generación y aficiones de cada uno. Pero si estás en este blog, algo me dice que has sentido lo Leer Más…

Posteado por: Skurch | 12 diciembre 2015

Allá vamos de nuevo

No es una amenaza, pero aquí estoy de nuevo. Muchas cosas han sucedido desde la última vez que me senté a escribir. Algunas buenas, otras malas. Como a todos, supongo. Pero echo de menos escribir. O mejor dicho, pensar en voz alta. O pensar escribiendo. O como se diga.

El caso es que hay veces en que se hace necesario sacar esa idea que te rebota de un lado a otro del cerebro porque no te sitio para nada más, es un tapón que no te permite pasar al siguiente nivel donde te espera el enemigo final de pantalla.

Así que escribiré lo que se me pase por la cabeza, no con la esperanza de que me deis vuestra aprobación (que es bueno) o que me corrijáis (mucho ojito que sé karate), sino con la idea de poner encima de la mesa un magnífico cerebro que podría alimentar a tres zombis que adoren la comida basura…

Así que acompáñame a las inconmensurables alturas del pensamiento humano donde…

Anda ya, que te lo crees todo.

Lee si quieres. Tú sabrás lo que haces con tu tiempo.

150713150333_pluton_624x351_spl_nocredit

Posteado por: Skurch | 31 diciembre 2012

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 9.800 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 16 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Posteado por: Skurch | 2 enero 2011

Los números de 2010

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Más fresco que nunca.

Números crujientes

Imagen destacada

Un Boeing 747-400 transporta hasta 416 pasajeros. Este blog fue visto cerca de 8,300 veces en 2010. Eso son alrededor de 20 Boeings 747-400.

En 2010, publicaste 13 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 23 entradas. Subiste 20 imágenes, ocupando un total de 2mb. Eso son alrededor de 2 imágenes por mes.

Tu día más ocupado del año fue el 13 de febrero con 171 visitas. La entrada más popular de ese día fue Mis héroes Favoritos (y 8): Gandalf, el Héroe Sabio.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran meneame.net, facebook.com, ondamaracenaradio.es, es.wordpress.com y search.conduit.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por laberinto, al diablo con el diablo, nosferatus, gandalf y espartaco.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Mis héroes Favoritos (y 8): Gandalf, el Héroe Sabio febrero, 2010
2 comentários

2

Ficciones en OMR: Jorge Luis Borges mayo, 2010
2 comentários

3

Ficciones en OMR: El Diablo en el Cine II febrero, 2010

4

Nick Carraway (El gran Gatsby): el héroe ético. *** SPOILER*** diciembre, 2009
2 comentários

5

Espartaco, el héroe legendario diciembre, 2009
1 comentario

Posteado por: Skurch | 10 diciembre 2010

La Ciencia Salvará Mi Alma

Así es como me siento.

Quiero transcender mi esencia animal, y los fundamentalismos religiosos, que por tantos años han esclavizado a la humanidad, me lo impide, me atan aún más a mis visceras.

Por eso, me vuelvo hacia lo que la Ciencia puede mostrarme, no hacia la Ciencia misma, que no es más que una herramienta del pensamiento como jamás hemos creado. Puedo decir que desde que Isaac Asimov me explicó la distancia entre la Tierra y la Luna, la Tierra y el Sol, la Tierra y los demás planetas… y la Tierra y las Estrellas… desde ese momento, sentí como mi alma trascendía, y cómo mi pensamiento daba un paso hacia donde no sabía que existiera nada. Y me habló del núcleo del átomo, y luego vino Arthur C. Clarke con un vistazo en el interior de Júpiter, y Carl Sagan, cuando ya creía saber algo, me mostró un átomo del tamaño de una ciudad…
Gracias por señalarme el camino que me ha hecho llorar tantas veces de verdadera alegría, Isaac. Tú viste por encima de muchos.

Por eso te digo, querido lector, que: la Ciencia Salvará Mi Alma.

Amén.

PD: Pronto volveremos con nuestros absurdos comentarios… que hacemos especialmente para ti.

Older Posts »

Categorías